Fin de semana en Herencia

Aunque hayan pasado 15 días, me apetecía mucho contaros mi fin de semana en Herencia. Como empezó todo y como terminó.

Como sabéis me llamarón para ser la pregonera del Carnaval de Herencia 2016. Fue a raíz de un amigo. Miguel Ángel Hernández, herenciano. La concejala de Cultura Conchi Rodríguez le pidió consejo y él pensó en mí para hacerlo. Accedí rápidamente, no era mi primer pregón pero este era especial.

Declarado de Interés Turístico Regional y con la fuerza para ser declarado de Interés Turístico Nacional y con anteriores pregoneros de la talla de Vicente del Bosque, Christian Gálvez, Pablo Carbonell, etc, era todo un placer para mi, formar parte de su tradición.

Con la ayuda de Ángel, Herenciano, componente de la chirigota “Los Pelendengues” y presentador de la gala, elaboramos el pregón pues no quería fallarles.

Me acompañó mi amiga Bea Guerrero. Una vez llegamos al hotel, almorzamos y empezamos a repasar el pregón y una sorpresita que les tenía preparada. Llegó la hora de prepararse para salir hacia el ayuntamiento para conocer al alcalde, concejales y otras personalidades de Herencia. Y empezaron a salir los nervios, algo incontrolable, y encima para hacer algo que no es lo mío.

Una vez allí, me hicieron algunas entrevistas para los medios y fotos con los asistentes. Encantadores todos. Hasta que llegó la hora de ir hacia el Auditorio, donde todo el pueblo esperaba con ganas el comienzo de su Gala del Carnaval 2016.

Empezó con su puesta en escena, bailes… hasta que llegó mi turno. Unos azafatos me acompañaron hasta el escenario y empecé con mi pregón, que se me hizo eterno. Tenía ganas de terminar y cantarles algo, jeje. La incertidumbre de no saber si les estaba gustando, si querían que terminase… ya sabéis, todo lo que se me pasaba por la cabeza, pero lo hice con mucho cariño y el pueblo respondió. ¡Y yo les canté! ¡Por supuesto! ¡Cómo no iba a hacerlo!

“Quiéreme” y todos cantaban conmigo. ¡Qué ilusión! ¡Cómo moló! Al terminar, el Alcalde Sergio García Navas subió al escenario para despedirme y obsequiarme con el “PERLÉ” uno de los mayores honores que puede llegar a tener un Herenciano.

Y llegó el momento de relajarme y seguir disfrutando de la gala. Le tocaba el turno a la chirigota “Los  Pelendengues” que estaban de celebración. ¡Su XX Aniversario! ¡Qué arte, qué letras! ¡Cómo nos divertimos con ellos y que sorpresa me dieron!

Me invitaron a salir al escenario y me dedicaron un pasodoble, os podéis imaginar la letra. Desde que era “Sevillana” hasta que salí de “Gran Hermano”. ¡Qué divertidos! Lo que no se esperaban es que cuando estaban finalizando su actuación yo les interrumpí y les propuse que cantasen un pasodoble muy conocido para el pueblo. “Herencia, cuanto te quiero” pero conmigo. Sí, la canté con ellos y eso le gustó mucho al público. Y como ya sabéis que cuando cojo el micrófono no lo suelto, terminé dedicándole a la concejala la letra “Y Volver, volver, volver, a Herencia otra vez, de concierto puede ser, quiero volver, quiero volver, quiero volver, volver, volver”  Jajajajajajaja

(en las fotos: dando el pregón, con la concejala Conchi Rodríguez y el alcalde Sergio García Navas y con la chirigota “Los Pelendengues”)

Al finalizar la Gala, tocaba ir a picar algo en un sitio tranquilo con todos. Amigos, alcalde, concejales. Y ya relajados, empieza la segunda parte.

Eran como las dos de la madrugada y Elena, secretaria del Alcalde y presentadora de la Gala, nos propuso salir a bailar donde iban todos, celebrar la noche de carnaval, pero ahí no quedaba la cosa… nos invitaron a quedarnos el sábado para vivir con ellos el pasacalle y la noche de Carnaval. Los disfraces no eran problema, tenían muchos para prestarnos. ¿Y sabéis qué? que no me lo pensé dos veces. Estaba tan a gusto con ellos y no tenía a mi hija ese fin de semana, así que decidí aceptar la invitación y vivir el momento.

Ahora tocaba ir a casa de Elena para buscar un disfraz y ponérmelo. Tendría que taparme la cara para pasar desapercibida entre los Herencianos y poder disfrutar como una más. Y lo conseguí. Me disfracé de mariquita, con peluca, cara pintada y antifaz y a DISFRUTAR!!!

Me reservo la hora de recogida, jeje.

A la mañana siguiente, tocaba levantarse para ir a casa de Miguel Hernández y su encantadora mujer, Ana. A pesar de estar esperando todo el año para estrenar sus trajes para el pasacalles, no les importó dedicarnos tiempo para que fuéramos disfrazadas, guapas y abrigaditas. Bueno, con la cara bien tapadita, ¡ya sabéis! pero es lo que tocaba para pasar desapercibida y vivirlo con ellos. Uf, desde que  salí de OT nunca más me había vuelto a disfrazar que yo recuerde y me hacía mucha ilusión.

(en la última foto, la Asociación cultural Axonsou, ganadora durante 12 años del primer premio)

Nos lo pasamos tan tan bien, que no tengo palabras de agradecimiento para ellos. Fue muy especial y su gente también. Os invito a todos los que os apetezca vivir una buena experiencia que vayáis! Tal vez repita yo el año que viene.

Bueno, ya os he contado mi GRAN fin de semana improvisado.

Mi frase: Vivir el momento sin darle muchas vueltas a las cosas y dejarte llevar por lo que te apetezca. Funciona porque  lo has decidido TÚ.

Un besazo,

Nuria F.